Social Icons

sábado, 7 de septiembre de 2013

ZiS/ZiL: made in URSS




ZiS (luego renombrada ZiL) es un fabricante ruso que hoy no vive su mejor momento pero que alguna vez fue el emblema de la ostentación en forma automotriz de uno de los países más poderosos del mundo. Sus extravagantes limusinas se utilizaron durante más de seis décadas como vehículo oficial del gobierno de la Unión Soviética y del primer gobierno de Rusia. Aquí, un repaso de la historia de sus modelos… 

Preguerra: AMO y ZiS 101 


La historia de esta marca soviética comienza en 1916, siendo fundada bajo el nombre AMO (“Avtomobilnoe Moskovskoe Obshchestvo” o “Planta Automotriz de Moscú”). La firma comienza de forma similar a la firma checoslovaca Tatra, fabricando camiones Fiat bajo licencia. La Revolución de Octubre frena los planes de la empresa, que retoma actividades a fines de 1924 lanzando el camión AMO-F-15 (foto de arriba), primer vehículo de la firma (y primer vehículo soviético también). 


En 1933 aparecía la primera limusina de lujo soviética, la cuadrada y de siete asientos L-1 de la fábrica Krasnyj Putilowcz, inspirándose en el Buick 90 de ocho cilindros americano. Esta empresa se ve obligada a darle los planos del auto a AMO, que pasa a llamarse ZiS (“Zavod imjeni Stalina” o “Fábrica de Stalin”, en homenaje al dictador) y comienza a trabajar en su primer automóvil, que se llamaría 101 (foto de arriba, con Stalin, Molotov y otros dirigentes soviéticos importantes) y aparecería, en producción limitada, en 1936. 

Era el vehículo de mayor tecnología fabricado en la URSS hasta el momento, contaba con amortiguadores de doble efecto, carburadores doble cuerpo, caja sincronizada de tres velocidades, convertidor de torque, refrigeración por termostato, calefacción y radio, todos, según su prensa “logros soviéticos”. El motor era el Buick 8 cilindros del L-1, aunque con cilindrada ahora de 5.750 cc y con 90 hp de potencia. Pesaba una enormidad (2.5 toneladas) pero podía llegar a cerca de 115 km/h. 


El 101 tendría una evolución llamada 101 A (foto de arriba), hacia 1939-1940, con potencia aumentada a 116 hp y con el motor ahora con pistones de aluminio en vez de fundición.  El 101A tuvo una muy linda versión Sport (fotos de abajo) con el motor del 101-A llevado a 141 hp y una velocidad máxima declarada de 162 km/h. También tuvo una versión descapotable (102) de escasas unidades, apto para ser vehículo de representación en desfiles militares. La producción de automóviles se detuvo temporalmente debido a la Segunda Guerra Mundial en 1941


ZiS 110, 112 y 112/4 


Después del conflicto bélico, en 1946 un encargo del gobierno determinó la fabricación de una mejora del viejo 101 inspirándose en el Packard Eight americano, llamado ZiS 110 (foto de arriba). Montaba un motor de 8 cilindros y 6 litros que producía 140 hp y llegaba a los 140 km/h. Como los soviéticos parecían tener una debilidad por los autos grandes y pesados, este no era excepción: medía 6 metros de largo y pesaba 2.575 kg y tenía un terrorífico consumo de 3,7 kilómetros por litro (27 litros a los 100 km), aunque el combustible podía ser de bajo octanaje gracias a su reducida relación de compresión, inferior a 7. Se fabricó en versiones sedán y algunos descapotables (llamados 110 V, foto de abajo) durante doce años más, hasta 1958, momento en el que ya había quedado realmente obsoleto. Este modelo también fue utilizado como taxi y como ambulancia. 



 En 1951 ZiS sigue la línea de buscar los “dream cars” americanos con el prototipo 112 (foto de abajo), un curioso auto para tres ocupantes y un largo de 6 metros, inspirado en el Buick Le Sabre americano, aunque, a diferencia de los anteriores modelos ZiS, no fue una copia exacta del mismo. 


Se le colocaron V8 experimentales de 6 litros con dos carburadores al comienzo y cuatro después, además de un sistema de ajuste rápido del encendido, logrando 182 caballos y una velocidad máxima declarada de 204 km/h. El 112 se usó en competencias nacionales, aunque su peso era tremendo, originalmente era de 2.450 kg. Lógicamente fue modificado muchas veces, se le redujo el largo, el peso e incluso se le terminó quitando el techo. En su última versión el 112 contaba con 192 hp y llegaba a los 210 km/h. En la foto de abajo, vemos al piloto Nikolaj Kurbatov al volante de uno de los mismos 


Otra rara versión con el nombre 112 fue la 112/4 de 1958 de competición, con una muy curiosa parte trasera estilo Cadillac (no muy de carreras, precisamente) -foto de abajo- y claro, como, se imaginarán, basado en el 110 y, a pesar de quitarle todo el peso posible, seguía pesando una enormidad para las carreras (1800 kg). Montaba el mismo motor del 110 pero con cuatro carburadores K25 Moskvitch, con lo que llegaba a 200 hp (luego a 220) y a una velocidad máxima declarada de unos 230 km/h 



“Desestalinización”: Zil 111 y 112 Sports 


En 1953, con la muerte de Stalin y el proceso de “desestalinización” iniciado por Nikita Kruschev para eliminar el culto a la personalidad del fallecido dictador, la empresa cambiaría de forma definitiva su denominación a ZiL ("Zavod Imeni Lihacheva" o “Fábrica de Lihachev”), en homenaje a Ivan Alekseyevich Lihachev, director de ZiS durante 22 años. En 1958 aparecería el primer modelo bajo el nombre ZiL, el 111 (foto de arriba), evolución del 110, que usaba un V8 de 6 litros SOHC de 200 hp y caja automática de 2 velocidades muy similar al sistema PowerFlite de la Chrysler de aquéllos años. Curiosidad: el 111A de 1959 sería el primero con aire acondicionado. 


Al presentarse el 111B (versión descapotable), el primero que fue transportado en él fue el cosmonauta Yuri Gagarin (foto de arriba), tras su retorno del espacio. A comienzos de los años 60 aparece un "facelift" del modelo para asemejarlo a los autos americanos de la época, en versiones limusina (111 G) -primera foto de abajo- y limusina descapotable (111 D)  -segunda foto de abajo- 


Alrededor de 1960 aparecería un nuevo 112 para competición llamado 112 Sports (fotos de abajo), diseñado por V.F. Rodinov. Equipaba el motor del 111 con cuatro carburadores K85 y lograba 240 hp de potencia máxima. Este si era un modelo algo más apto para competición, 1.330 kg de peso, 0-100 km/h en 9 segundos y 260 km/h de velocidad máxima. Este modelo fue llamado por una revista británica de la época como “El Ferrari Testarossa ruso” porque claro, las similitudes estéticas entre el Sports y el mítico modelo de la firma del cavallino eran evidentes… 



De los años 60 a los 80: ZiL 114 y 117 


Una nueva generación del modelo se presenta en 1967 y se llamó 114 (fotos de arriba), más moderno y, con unos tremendos 6,3 metros, también (por si hacía falta) más grande. Luego aparecería una versión “reducida” de 5,73 metros de largo llamada 117, para políticos de segunda categoría y en 1974 apareció también en versión cabriolet de 2 puertas, denominándose 117 V (fotos de abajo)


Todos estos modelos llevaban un motor de 7 litros y 300 caballos que era de aleación ligera, reemplazando así al viejo motor de fundición. Una novedad para la producción soviética fueron los frenos de disco ventilados, la columna de la dirección regulable, cierre de puertas centralizado y el encendido electrónico. Estos modelos se fabricaron hasta 1985

De la Perestroika al siglo XXI: 4104, 41047 y 41041 


En 1983 aparece el ZiL 115, luego renombrado 4104 (fotos de arriba). Era aún más grande y voluminoso que sus antecesores, con 6,4 metros de largo, con lo que era la limusina más larga del mundo en ese momento. Estaba impulsada por un enorme 7,7 litros de 315 caballos, del que se decía podía alcanzar los 190 km/h y reportaba, claro, un insano consumo de 4,55 km/litro (22 litros a los 100 km).  Lo curioso es que los choferes de estas limusinas se solían reunir en la única estación de servicio exclusiva para políticos en Moscú



 En 1985 el 4104 es renombrado como 41041, para la versión de cinco pasajeros (primera foto de arriba), y el 40047, de siete(segunda foto de arriba) manteniendo la motorización del modelo anterior. Este modelo tuvo versiones especiales, una descapotable para desfiles (primera foto de abajo) y hasta una curiosa versión carroza fúnebre, la más grande que haya visto (segunda foto de abajo)


No hay datos ciertos del cese de su fabricación pero a comienzos del corriente siglo se seguían haciendo, a un ritmo de unas 8 unidades al año

Gama actual: 4112R 


En 2012 se presentó una “nueva” versión llamada 4112R (fotos de arriba), que exteriormente de nueva tiene poco, parece haberse quedado en los años 80. Cuenta con el mismo motor V8 de 7.7 litros de cilindrada, que ahora declara 400 hp y una velocidad máxima de 200 km/h para un titánico peso de 3.500 kg, posiblemente con blindaje incluido. A fines de ese mismo año apareció un prototipo llamado 4112P con la misma motorización y caja de 6 automática. 

Los Zil hoy en día


ZiL hoy vive en un estado al borde de la quiebra permanente, sumida en escándalos de corrupción y con denuncias de ser utilizada para lavado de dinero del ex alcalde/intendente de Moscú, Yury Luzhkov. Sigue fabricando sus “dinosaurios” ochentosos en bajos números, aunque Boris Yeltsin, quien dejó el poder a fines de los años 90, fue el último mandatario ruso en utilizarlos de forma oficial, prefiriendo sus sucesores (y la mayoría de los millonarios rusos) las más modernas y tecnológicas unidades de Mercedes y BMW, aunque hay planes para que Putin utilice nuevamente un modelo ruso. Igualmente, más que nada los ZiL quedarán como una curiosidad, como uno de las últimos vestigios automotrices de la Guerra Fría

Fuentes 

Revista Motor Clásico número 242, Marzo 2008 
Autosoviet
The Moscow News
Jalopnik

En breve más novedades, saludos!

4 comentarios:

Unknown dijo...

Me resulta extraño que un v8 de 7.7 tenga tan poca potencia,quizás tenga un par motor enorme para compensar ese enorme peso que tiene, debe ser a prueba de cañonazos ese auto jajajaja, excelente post javier, felicitaciones

Ferran dijo...

Excelente y curioso artículo. Me resultan especialmente interesante la historia de fabricantes de paises no habituales.

Gracias por tu esfuerzo

Pablo dijo...

Genial Javier, es muy interesante la historia de la industria rusa, desconocía esta parte automotriz! Y la foto del gato en la fábrica es buenísima!

Alfredo Javier Maldonado dijo...

Muy buen artículo. Como se nota que el gobierno estaba interfiriendo en todo los aspecto de la industria legal, como que no. Mezclan tecnologías antiguas con las nuevas.

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog