Social Icons

lunes, 9 de octubre de 2017

STP y los autos a turbinas en la Indy 500


Entre 1967 y 1968 la firma fabricante de productos de lubricación automotriz STP se asoció con varias firmas (entre ellas Lotus) para presentar autos a turbina con los que competir en las 500 millas de Indianápolis, generando todo un enorme revuelo con lo que parecía una revolución automotriz que finalmente no pudo ser, pero que aún así lograron autos muy especiales. A continuación, su historia y algunos videos interesantes...


STP-Paxton "Turbocar" (1967)


El diseñador norteamericano Ken Wallis había desarrollado un plan para adaptar la potencia de una turbina de gas a un auto de carreras. Presentó la idea a varios jefes de equipo hasta que finalmente Andy Granatelli de STP señaló interés en el concepto, comenzando a trabajar en él a comienzos de 1966.

Como no lograban que el chasis de aluminio del auto soportara el intenso calor sin deformarse no pudieron tenerlo listo para las 500 de Indianapolis de 1966, pero el auto finalmente estuvo listo para la carrera de 1967, cumpliendo con todas las reglamentaciones. El piloto Parnelli Jones testeó en las prácticas  al auto, ahora con un sistema de tracción integral Ferguson, y se mostró impresionado. Durante dichas prácticas los espectadores le pusieron el apodo de “Silent Sam” por ser bastante silencioso comparado con los motores a pistones, o “The Whooshmobile” por el sonido onomatopéyico que hacía al pasar, típico de los motores a turbina.  El auto utilizaba una turbina a gas ST6B-62 fabricada por Pratt and Whitney para la United Aircraft of Canada y normalmente utilizada en helicópteros, alojada en el costado izquierdo del chasis. Estaba muy limitada por las regulaciones, pero aún asi lograba unos 550 caballos de fuerza.


Jones logró un muy buen sexto lugar en la clasificación (convirtiéndose en el primer auto con motor a turbina en clasificar para una Indy 500), y una vez en la carrera se puso en la punta en la primera vuelta y dominó casi toda la carrera (171 vueltas), pero una falla en un cojinete de bolas a falta de menos de 13 km para llegar lo forzó a abandonar.


El ente regulador, el USAC (United States Auto Club), colocó limitaciones adicionales a los autos de turbina después de la polémica que generara el “Turbocar”, pero aún asi lograron presentar nuevamente un auto a turbina para Indianapolis 1968. Dicho auto lamentablemente chocó contra el muro durante la clasificación, para no volver a correr jamás.

El “Turbocar” fue donado originalmente al Museo Nacional Smithsoniano de Historia Americana y actualmente se encuentra cedido por dicho museo en el Museo del Salón de la Fama del Indianapolis Motor Speedway



Estos autos tenían varias curiosidades:

1- Se reportó que el auto arrancaba brindándole el 54% de potencia, con lo cual el piloto no necesitaba pisar el acelerador para arrancar, solo debía sacar el pie del freno
2- El piloto reportó que tenía un lag de unos 3 segundos en el acelerador
3- Un panel móvil se colocó detrás del habitáculo para utilizarse como freno de aire
4- El auto pesaba 793 kg, bastante por encima del límite mínimo de Indy 500 por entonces, de 612 kg

Aquí un video de la época narrando sobre la carrera (y las repercusiones) de la participación del “Turbocar” en 1967

STP-Lotus 56 (1968)


Para 1968 Lotus se asoció con STP y presentó su modelo a turbina, el Type 56, que utilizaba una ST6N-74 Pratt and Whitney en una carrocería más aerodinámica que la del año anterior, ahora diseñada por Maurice Phillippe,  siendo adaptado a las mayores limitaciones de la USAC para 1968, donde lograban unos 500 caballos de fuerza aproximadamente.  Se fabricaron cuatro unidades, tres que participarían en la carrera y una como respaldo.



Los Lotus 56 dieron la nota en clasificación, con el gran Graham Hill logrando un record de velocidad con 275.53 km/h, para ser superado solo por su compañero de equipo Joe Leonard que logró 276,10 km/h. Lamentablemente en carrera los tres abandonarían, aunque el auto de Leonard particularmente hizo un gran papel, liderando por 31 vueltas y luchando por la punta hasta que debió abandonar en la vuelta 191, a solo 9 del final.


Luego de Indy 500 el 56 seria adaptado para su uso en la Fórmula 1, donde solo corrió tres carreras, probando ser poco competitivo.

Aquí un video del 56/3, el auto de Graham Hill, totalmente restaurado en el 2014

En breve más novedades, ¡saludos!


2 comentarios:

Capalu dijo...

Muy buena nota. No estaba al tanto que habian llegado a ser competitivos en indy. Gracias Javier!

Gabriel Ivan Gonzalez Vega dijo...

Como siempre un agrado leer tus notas!! saludos

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog