Social Icons

jueves, 31 de marzo de 2016

De Pekin a Paris: el viaje extraordinario


Ha habido numerosas carreras de resistencia desde la invención del automóvil. En esos primeros años del vehículo a motor el hombre quiso probar que tan lejos se podría llegar con ellos, y qué mejor que cruzar continentes enteros para averiguarlo. Sin dudas el Pekin a Paris de 1907 fue uno de los más desafiantes viajes a automóvil de la historia y hoy en dia es uno de los más extremos eventos de resistencia para clásicos en el mundo. A continuación, su historia… 



 El desafío y la carrera inicial 


 La idea surge por un desafío en el periódico parisino Le Matin que en enero de 1907 decía: 

“Lo que necesita ser probado es que, mientras el hombre tenga un auto, puede hacerlo todo e ir a todas partes. ¿Hay alguien que se anime a viajar este verano desde Pekin a Paris en automóvil?”

La respuesta llegó en la forma de la carrera original, que comenzó en junio de 1907 con el objetivo de cubrir los más de 15 mil kilómetros entre Pekin (ahora Beijing), China y Paris, Francia. Dicha carrera no tenia reglas, excepto que el primer auto en llegar ganaría una botella tamaño magnum de champagne.... 


Si hoy en día consideramos que es un desafío realmente extremo, se imaginarán lo que era en esos primeros años del siglo XX, cruzando rutas que nunca antes habían sido atravesadas por un automóvil. Solo cinco automóviles (un Itala italiano, un Spyker holandés y tres autos franceses, dos DeDion y un Contal de tres ruedas) se lanzaron a la aventura, siguiendo una ruta de telégrafos, con lo que la carrera fue cubierta por los periódicos de la época. Cada auto llevaba un periodista que era el encargado de actualizar la información a a la prensa. Muchos expertos señalaron que era una carrera ridícula e imposible de terminar, sin embargo cuatro de los cinco automóviles llegaron a Paris a excepción del Contal francés, que quedó atascado en el desierto de Gobi y debió ser abandonado. 


El vencedor de esta primera contienda fue el equipo italiano, con el príncipe Sciopone Borghese acompañado del periodista Luigi Barzini, quienes llegaron a París tras ocho semanas de viaje, aprovechando la ventaja que les daba la potencia de su Itala de 7.4 litros y 40-45 caballos. Los italianos llegaron 20 días antes que el segundo, aun dándose el lujo de desviarse de Moscú a San Petersburgo para una cena con el equipo y luego volver a Moscú para retomar la carrera. 

 Las versiones modernas 


Por razones políticas recién en 1997 se dio la segunda carrera aunque no partiendo de Beijing sino desde el sur de Tibet. Recién en el 2007, cuando la carrera celebraba su centenario, se decidió trazar una ruta más fiel a la de la carrera original. 

El último recorrido, el que 103 de 126 inscriptos terminaron en la edición 2013, fue: Beijing-Daihai-Erenhot-Altanshiree-Ulan Bator-Bulgan-Murun-Lago Telmen-Largo Chjargas-Lago Uureg-Aya-Novosibirsk-Omsk-Tyumen-Yekaterinburgo-Ufa-Samara-Saratov-Voronezh-Kharkiv-Kiev-Lviv-Kosice-Bratislava-Schladming-Davos-Gstaad-Troyes-Paris



 Aquí un gran video editado de la edición 2013

 

La edición 2016 

El 12 de junio de este año partirá desde la Gran Muralla china una nueva edición de esta monumental carrera, con llegada prevista a la Plaza Vendôme de París 35 días después, el 17 de julio. La organización anunció que en mayor parte se atendrán a la ruta de la edición 2013. En cuanto a los autos los inscriptos se dividen en categorías Vintage (fabricados hasta 1941) y clásicos (fabricados hasta 1975). Para esta edición ya se ha llegado al máximo de 120 inscriptos que se lanzarán a la aventura, igual que lo hizo el príncipe Borghese hace más de un siglo… 

Fuentes 



 En breve más novedades, saludos!

2 comentarios:

carlosshaw7 dijo...

Fantástico, quizás algún día logre hacer esa travesía aunque dinero no tengo :(

Balbomero Carrera dijo...

seria genial ver un especial de JC, JM, RH haciendo esta travesia pero bueno soñar es gratis y muchas gracias Javier

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog