Social Icons

sábado, 30 de mayo de 2015

Tom Meade, un soñador made in California



Tom Meade fue un californiano que en los años 60 se insertó en el renombrado mundo de los carroceros automotrices de Módena. Puede no ser tan conocido como diseñadores de renombre como Pininfarina o Scaglietti, pero sus creaciones basadas sobre modelos Ferrari se codearon con los grandes y mostraron una visión y determinación lo suficientemente fuerte como para recibir la aprobación de Enzo Ferrari mismo. A continuación, su historia, casi de película, y sus aventuras en la creación de autos únicos… 


De California a Módena 

Nacido en California en 1939, Meade pasó su juventud en Australia y Hawaii antes de ir a la Marina durante cuatro años, en donde empieza a surgir su pasión por los autos exóticos, lo que al regresar a California aumenta exponencialmente al encontrarse nada menos que un Ferrari 500 TRC, los Testa Rossa originales de los años 50, al cual, según decía, solía ver durante horas. Uno de sus amigos le dijo que el propietario lo había conseguido de un viejo depósito en Roma lleno de máquinas similares, con lo que Meade se decide ir hacia Europa como pudiera, en una “búsqueda del tesoro” en versión automotriz

Juntando el poco dinero que tenía, Tom fue “a dedo” hacia Nueva Orléans para encontrar un barco que fuera hacia Europa. No le fue fácil, pero terminó siendo contratado en un carguero de granos noruego, con lo que 35 dias después se encontraba en Stavanger, en el país escandinavo, desde donde va también “a dedo” hacia Oslo, Estocolmo, Londres y luego a Francia y a España
Desde Mallorca contrata un viaje en barco hasta Génova

Ya en Italia consigue una moto que habían descartado, la repara y con ella se dirige a Roma, buscando ese depósito de fábula, pero no logra dar con él. Ya estando allí decide al menos intentar ver las fábricas de las grandes firmas, empezando por Maserati, que era la que tenía más cercana… 

Encontrando oro en la fábrica Maserati 


En Maserati es recibido por el ingeniero Aurelio Bertocchi. Mientras este le mostraba el departamento de competición, Tom nota una forma interesante bajo una vieja lona, que Bertocchi descarta al señalar como “solo un auto viejo” pero Meade insiste en verlo. Era un 350S, carrocería y chasis (sin motor, caja, diferencial ni dirección), que había sido usado para la Mille Miglia de 1957 con el mítico Hans Hermann al volante y había sufrido daños en el motor en una carrera posterior por lo que este había sido descartado. El 350 iba a ser desguazado, lo que hoy en día parece una locura y hasta un sacrilegio, pero en esa época los viejos autos de carrera que ya no eran competitivos tenían poco valor, por lo que Meade puede comprarlo, no sin insistir, por 420 dólares de la época. 

La carrocería del nuevo proyecto de Tom, sin embargo, estaba en muy malas condiciones, así que Bertocchi lo presenta al gran carrocero Medardo Fantuzzi, hombre responsable de deportivos y autos de carrera fabulosos de esa época (Maserati A6 GCS, Ferrari 250 TR y el mismo Maserati 350S que Meade acababa de comprar). Fantuzzi lo toma como aprendiz y así Meade empieza a aprender sobre el trabajo de esos artesanos

En la fábrica de Maserati recibe permiso para poder usar varias piezas de descarte de competición (de los "Birdcage", Tipo 61, etc) y allí conoce a Lloyd "Lucky" Casner, que corría con un Corvette en Europa junto con varios Maserati “Birdcage”. El Corvette había sufrido un accidente y Tom lo compra por otros 400 dólares con lo que pasa a tener un motor para su proyecto. El auto fue carrozado por Gentilini, que en esa época carrozaba los Maserati de competición, y terminado en Carrozzeria Fantuzzi. El auto quedó terminado y fue enviado a San Francisco en 1962. Con un amigo de Meade al volante del mismo, el auto sufrió un duro accidente y lamentablemente quedó demasiado dañado, debiendo venderlo, tras lo cual vuelve a Italia y se instala nuevamente en Módena en 1963. 

Vuelta a Europa, los “Nembo” y los “Thomassima” 


Nuevamente en Italia vuelve a poner manos a la obra comprando un par de Maseratis más y modificándolos para vender. En el pequeño taller “Neri e Bonacini” de Módena un grupo de ex trabajadores del equipo de carreras de Maserati se unieron a Meade para transformar cuatro chasis descartados de Ferrari en hermosas máquinas tipo Spyder, que llamaron “Nembo” (por “Ne”ri, “M”eade y “Bo”nacini). Asemejaban a una 250 GTO descapotable pero con unas proporciones y detalles únicos, y se dice que inspiró a Luigi Chinetti a crear las famosas NART Spyder para el mercado norteamernicano. 


Al mismo tiempo de estos proyectos comienza un plan más ambicioso: fabricar un auto de diseño propio, quería hacer un auto tan hermoso como ese 500 TRC que había visto en California. El primero, llamado “Thomassima 1” fue un coupé con techo targa, puertas “alas de gaviota” y motor Chevrolet V8 fabricado sobre un chasis de Ferrari 250 GT, aunque tuvo mala suerte con esto también ya que el auto quedó inservible tras sufrir el embate de unas inundaciones muy fuertes del Arno en Florencia que repercutieron también en el área de Módena en 1964. La situación era dura, por lo que comienza a trabajar rediseñando a pedido algunos Maserati Tipo 61 y 63 en Holanda y Bélgica, ganando dinero, buenos contactos y sobre todo la motivación para seguir. 


Uno de sus proyectos en esa época fue un auto fabricado en 1967 para un entusiasta californiano, que constaba en un chasis de monoposto Cooper con carrocería inspirada en el Ferrari P3/4 ganador de las 24 hs de Daytona de ese año, unida a un motor V12 de un Ferrari 250 GT y una caja ZF. Este sería el “Thomassima 2” (foto de arriba), el cual al ser mostrado en EE.UU. capta mucha atención y recibe pedidos de hacer autos similares, incluso su diseño llega a conocimiento de un tal Carroll Shelby, el cual inició tratativas para que Meade fabricase su Cobra de 1968, negociaciones que se cayeron cuando Ford compra el nombre “Cobra” y se adueña del proyecto.



En 1970 aparece el “Thomassima 3” (fotos de arriba), la creación más famosa de Meade. Chasis, motor y piezas de 250 GT, caja de cinco velocidades y frenos de discos ventilados, además de una apariencia muy especial.  Este modelo capturó mucha más prensa que el anterior, impactando al público en salones de automóvil como el de Turín y apareciendo en la tapa de “Road and Track” de diciembre de ese año, en la RAI italiana y en una entrevista en el talk show “60 Minutos” de la CBS de la que aquí pueden ver un fragmento: 
 
Entrevista para 60 Minutos - CBS  (1970)

PD: Toda una curiosidad que el periodista fume mientras lo entrevista, ¿no? 
Era algo normal en esa época

Así sonaba el Thomassima 3 

La crisis del petróleo y los años 80 

La crisis de comienzos de los años 70 lo cambió todo y se hizo complicado vender esta clase de autos especiales, por lo que su actividad se vio resentida. En esta época había empezado a pensar en un "Thomassima" descapotable pero no iba a poder ser, el 3 sería la última de sus creaciones. Tom comenzó a prestar sus autos para películas, logrando asi un ingreso económico extra, además de fabricar piezas y abrir un taller de restauración en Milán, en donde volvía “de calle” viejos autos de competición. Meade mostraba decepcionado por la nueva época: 

“En los años 80 los autos perdieron su fascinación, se volvieron símbolos de dinero para presumir o comprar y vender sin realmente saber o sentir lo que realmente implica un automóvil hermoso” 

Los años finales y su legado


Meade retornó a Los Angeles en 1993 para cuidar a su madre y comenzó a trabajar en un neuvo proyecto, derivado de un Ferrari de carreras de resistencia de 1990. Sin embargo su salud se vio muy afectada, llegando a sufrir una apoplejía que paralizó la mitad de su cuerpo. A pesar de esto no dejó de planear y pasó sus últimos días, hasta su muerte en el 2013 a los 74 años, como había vivido siempre: soñando y planeando sobre autos. 

Su hijo, una figura exitosa en el mundo de los artículos de lujo, es ahora curador de la obra de su padre. Para los demás, queda seguir el ejemplo de su admirable valentía a la hora de perseguir sus sueños. 


 Thomassima 3 en la muestra "California Dreaming" del Museo Ferrari (2014)

Fuentes 


En breve más novedades, saludos!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por el aporte Javier, sigue así!
Un saludo desde España.

Anónimo dijo...

Que linda historia!

Carbotanium dijo...

Javi, fijate en el anteultimo párrafo pusiste ''ciudad'' en vez de ''cuidar'' a su madre. Gracias por hacerme conocer de este tipo, no tenia idea de quién era!

Carbotanium dijo...

Creo que mi favorito es el Thomassima II, el III no me gusta esos rulos a los costados que supongo que serán los escapes. Hay fotos actuales de ese vehiculo, el II? Qué sucedió con el?

Javier dijo...

Gracias por el detalle de esa palabra, es por el corrector de Word jaja

No sé que pasó con el II, hay muy poca info en general de todos estos autos, el III es el unico del que se conoce que fue restaurado como se muestra al final

Saludos!

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog