Social Icons

jueves, 11 de agosto de 2011

Escarabajos con un toque deportivo…


Desde el comienzo, los carroceros europeos percibieron que había un mercado para versiones deportivas del popular VW Escarabajo, incluso mucho antes de que la propia Volkswagen lo reconociera lanzando el Karmann-Ghia. Este es un tributo algunas de esas pequeñas firmas que, a pulmón, buscaban darle un toque novedoso a los “Beetle”....


Dannenhauer & Strauss


Fabricados a comienzos de los 50s, se parecían mucho a los primeros Porsche cabriolet, pero eran 100% VW Beetle por debajo. Escasi con seguridad el carrocero basado en VW más raro de todos ya que se fabricaron muy pocas unidades (posiblemente debido a la inminente salida del Karmann Ghia tipo 14). Hoy en día sobreviven aproximadamente 30.


Denzel


Wolfgang Denzel era un austríaco dueño de un taller mecánico y piloto amateur de carreras que comenzó a fabricar deportivos en 1949, utilizando partes Volkswagen.

Sus primeros autos se presentaron bajo el nombre de “WD” y luego como “Denzel” en 1957. Con uno de sus autos impulsado por un motor Porsche, Denzel gano el rally de los Alpes en 1954, lo cual le otorgó gran publicidad. Al roadster original  le siguió un coupé, pero cuando Denzel se dio cuenta de que no podría competir contra Porsche cerró su negocio y volvió a su taller. Denzel fue en los años 80, el importador para numerosas marcas en Austria, como BMW, Ferrari y Volvo. En total fabricó 350 unidades de su modelo Super 1300, entre 1957 y 1962


Drews

Drews fue un pequeño fabricante originario de Wuppertal, Alemania, dedicado a carrozar autos a partir de chasis de Volkswagen. Estos autos se podían pedir en los concesionarios oficiales de Volkswagen, pero sólo 150 fueron construidos y se desconoce cuántos aún sobreviven. Hoy en día sólo se conoce la existencia de un Drews descapotable...

 

Enzmann

Emil Enzmann era médico de profesión, pero vivió la pasión de los autos desde niño, siendo hijo del dueño del “Garage Adler”, un taller mecánico de la localidad de Schupfheim, cercana a Lucerna (Suiza). Junto a sus cinco hermanos y a su padre, su trabajo era la asistencia y mantenimiento de modelos de Fiat y Volkswagen. Pero Emil tenía un proyecto: quería un deportivo propio.


Como en la mayoría de los deportivos de pequeña serie de la época se decide basarse en el chasis y motor de un Volkswagen Escarabajo. A partir del mismo empiezan a moldear una carrocería en aluminio que sería la base para la carrocería futura, realizada en fibra de vidrio. Tras mucho luchar se consigue terminar un modelo que se presenta en el Salon de Frankfurt de 1957, en el stand 506, número que luego terminaría quedando para el auto.




El 506 tenía una curiosidad: la rigidez estructural de los descapotables de la época no era buena y las puertas se abrían en marcha, por lo que decidieron directamente eliminarlas y colocar una especie de estribo en la puerta y un apoya pies entre los dos asientos, con los que uno tenía que hacer una especie de coreografía para ingresar al auto…


El auto tenía un centro de gravedad muy bajo que lo hacía muy deportivo, fácil de manejar y económico, pero además ofrecía una gran posición de conducción y varias características de seguridad nada comunes en los años 50.



Como los 506 se fabricaban bajo pedido no hay dos modelos iguales, aunque el comprador en general no quería saber nada con el motor 1.2 original de Escarabajo y lo reemplazaba por otros, como un motor DKW, motores 1.2 alimentador por compresor Judson, motores Okrasa de alto rendimiento, presentes en varios “Escarabajos” de aquella época e incluso con motor de Porsche Carrera de 100 y 130 caballos.


Cuando finalizó la producción en 1967 se habían fabricado aproximadamente unos cuarenta Enzmann 506 y otros cuarenta kits para modificar Escarabajos. Sin embargo los Enzmann volvieron a la vida en el 2004 de la mano de Kari Enzmann, hijo de Emil, utilizando los moldes originales de carrocería.


Italsuisse


Entre 1957 y 1959, el italiano Pietro Frua diseñó varios autos para Ghia Aigle, la antigua filial suiza de Ghia Turin, por esa época ya independiente.  Tras esto, Frua diseña y construye los prototipos del primer auto de una nueva empresa llamada “Carrosserie Italsuisse” con sede  en Ginebra, fundada por un ex empleado de Ghia, Adriano Guglielmetti. Este diseño, presentado en el salón de Ginebra de 1960, quería representar el “Volkswagen del futuro” y estaba basado en un Escarabajo, del que sacaba el motor, suspensión,  chasis y mayoría de los controles, excepto el instrumental, que era del Karmann-Ghia.

Planificaron una pre-producción de mil autos para este modelo, pero terminó siendo sólo un prototipo debido a la falta de chasis y el nulo apoyo de Volkswagen debido a la inminente introducción del VW 1500.

 
 

Rometsch
Carrocero originario de la ciudad de Berlín (Alemania), después de la II Guerra Mundial se dedicó a fabricar autos basándose en el chasis del Volkswagen Escarabajo, sus modelos eran considerados los “Volkswagen para la alta sociedad”.


Su primer modelo se llamó “Beeskow” y la primera unidad se vendió al rey de Suecia, mientras que otros famosos que los adquirieron fueron estrellas de Hollywood como Gregory Peck y Audrey Hepburn. Estos autos, fabricados entre 1950 y 1957, tenían carrocería en aluminio y eran realizados completamente a mano.


En 1957, Rometsch cambia el diseño a uno que le pudiera agradar más al mercado norteamericano, creando al “Lawrence”. Como su predecesor, tenía carrocería de aluminio sobre chasis Volkswagen y eran generalmente impulsados por motores Okrasa o Porsche. Se ofreció inicialmente como descapotable, pero a fines de los años 50 también se ofreció una versión coupé, de la que se fabricaron muy pocos ejemplares.


Cuando se impidió traspasar el Muro de Berlín en 1962, Rometsch perdió a la mayoría de sus trabajadores, que vivían del lado este, y se vio forzada a cerrar.  Desde ese entonces la compañía se dedicó a restaurar autos clásicos y ambulancias hasta su desaparición definitiva en el año 2000.

Wendler


Carrocero alemán, Wendler fabricó sobre el chasis del Escarabajo vehículos de un aspecto algo más deportivo. Los techos eran de tela, los paneles de madera y las puertas, curiosamente, eran suicidas. Las primeras versiones fueron impulsadas ​​por un motor Volkswagen, aunque existieron versiones posteriores con motores Okrasa y Porsche.

 

Sobre estos autos


Todos estos autos tienen algo en común: comenzaron con chasis y motores provistos por la propia Volkswagen, pero luego de un tiempo esta se negó a entregárselos y eso causó la desaparición de la mayoría. Algunos, como el caso de Enzmann o Rometsch, atinaron a comprar Escarabajos completos o chasis de modelos de bajo kilometraje que hubiesen sufrido un accidente, para adquirirlos a un menor costo y que los números cerraran, pero sólo sobrevivieron unos años más. Todos estos modelos de factura artesanal son hoy en día muy escasos y sumamente valorados en el mercado de los clásicos, especialmente entre los amantes de Volkswagen y del Escarabajo.

Fuentes


Motorbase.com
Revista “Special Interest Autos” número 85 (Febrero de 1985)
Revista “Clásicos exclusivos” numero 39 (Junio de2009)
eduardoascaniovwtenerife.blogspot.com
autopasion18.com
conceptcarz.com


En breve más novedades, saludos!

6 comentarios:

Javi dijo...

Muchas gracias desde España...:)

Unknown dijo...

Falto el Hebmuller, carrocería cabrio basada en la original pero integramente fabricado fuera de fabrica VW
Vean el Link
http://www.thehebregistry.com/

neinGott dijo...

¡Buen articulo!
Los escarabajos son indudablemente feos, pero es indiscutible su recorrido en la historia (Sin pensar que son primitos de los Porsche =/)

Justamente iba a decir que el de la primera foto era un Porsche 356 XD

¡Saludos desde Guatemala!

Javier dijo...

Son muy parecidos, tanto es así que hay una discusión en ciertos ámbitos a si los Dannenhauer & Strauss se parecen a los primeros 356 cabrio...o si los primeros 356 cabrio se parecen a los Dannenhauer & Strauss jaja

Saludos

Anónimo dijo...

Solo quería decir a neinGott que no existen las opiniones "indudables" cuando se habla de estética.
Somos muchos a quienes nos gustan los Escarabajos

Anónimo dijo...

Creo que el Colani GT (1963), el Colani Spider y el alas de gaviota (1967) de Lutz Colani, no deberían estar ausentes en este blog pues según tengo entendido, los tres modelos están montados sobre el chasis del escarabajo. Buen esfuerzo reunir las fotos pues no conocía tanta variedad de deportivos con base al escarabajo tradicional.

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog