Social Icons

sábado, 7 de junio de 2014

Hanzelka y Zikmund: recorriendo el mundo en un Tatra


En abril de 1947, dos checos locos partieron del Automovil Club de Praga en un Tatra T87 con un sueño: recorrer cinco continentes en automóvil, comenzando por África y Sudamérica. A continuación, mas sobre su increíble historia en un viaje realmente épico… 



 Los inicios: planificando el gran viaje 


Miroslav Zikmund nació el 14 de febrero de 1919 en Pilsen y Jiri Hanzelka el 24 de Diciembre de 1920 en Stramberk. Ambos se conocen y se hacen amigos en la universidad en Praga en 1938, pero lamentablemente la invasión nazi a Checoslovaquia (y el cierre de las universidades por ello) vio frustrado el avance en sus estudios. 

Ambos, siendo apasionados por los libros de viajes, se vieron fascinados desde jóvenes con ir al exterior, conocer sus bellezas naturales y conformar una aventura, por lo que en las tardes y en los fines de semana comienzan a planificar, trabajando en el proyecto “5”, representando el mismo el numero de continentes que querían visitar. Prepararon sus viajes con gran detalle incluyendo copias de mapas, estudiando historia, investigando condiciones climáticas, socioeconómicas y mejorando sus habilidades para los idiomas. La planificación dura varios años, hasta el final de la guerra. 

En 1946 ambos logran recibirse de la universidad y pasan a la acción, visitando a la automotriz nacional Tatra para presentarles su proyecto. Tatra queda impresionado por el mismo (además de la tremenda publicidad que les significaría) y les entrega uno de esos maravillosos y aerodinámicos Tatra T87, color plateado. Hanzelka y Zikmund pasan tres meses en la fábrica de Tatra en Koprivnice aprendiendo en detalle sobre el auto, sabiendo que en los desiertos, altiplanicies y junglas que atravesarían en su odisea, los únicos mecánicos no serían otros sino ellos mismos. Teniendo el automóvil, que contaba con algunas modificaciones, ambos debían aún pedir autorización a las nuevas autoridades checoslovacas y esperar recibir un préstamo del banco nacional , que finalmente consiguen, y pueden finalmente partir el 22 de abril de 1947. 

El primer objetivo: Africa 


El primer continente de los cinco visitados, lógico, era el propio, Europa. Hankelka y Zikmund parten de su país recorriendo Suiza, Alemania y Francia, dirigiéndose hacia el puerto de Marsella y de allí a Africa: Casablanca, en Marruecos, para luego dirigirse al desierto de Libia. En dicho país tienen el primer gran contratiempo: el T87 original choca debido a una falla en los frenos en la ciudad de Sirte (ellos declaran luego en uno de los libros que sospechan de un sabotaje en el camino). 


Ambos se comunican con Tatra en Checoslovaquia y desde allí les informan que la firma tenía tres T87 almacenados (sin declarar) en el puerto de El Cairo, y les dan permiso para elegir el que quisieran. Como curiosidad, según cuentan en uno de sus libros, el operador de la grúa no tuvo ganas de bajar los tres contenedores así que partieron con el auto almacenado en el contenedor superior, uno de color negro que deciden pintar de color plateado ellos mismos, ya que el color negro para el desierto no iba a ser la mejor de las ideas. 


Ya con el nuevo auto (uno totalmente de serie) retoman viaje dos semanas después desde El Cairo hacia el vasto desierto de Nubia, cruzando Libia y Sudán para luego dirigirse a Eritrea y Somalia y de alli bordeando la costa hacia el sur,  Kenia y Uganda, llegando a ver el monte Kilimanyaro, pico más alto del continente africano. Vadeando las dificultades del clima, del camino y algunas enfermedades, siguen camino por Tanganica (actual Tanzania), el Congo Belga, Rhodesia (actuales Zambia y Zimbabwe), llegando al actual territorio sudafricano para finalizar el recorrido del continente en Ciudad del Cabo. Habian sidos los primeros en cruzar Africa en automóvil. Desde aquí se dirigirían a tierras sudamericanas…

Cruzando la Cordillera 


“Pres Kordillery” o “Cruzando la Cordillera” es el nombre del libro que escribieron sobre la parte sudamericana del viaje. Hanzelka y Zikmund llegan en barco al puerto de Buenos Aires en 1949 y de allí se dirigen hacia el norte del país, cruzando la frontera boliviana y dirigiéndose hacia el Altiplano. Cruzan la temida ruta de las Yungas, en donde deben detenerse para reparar la suspensión del Tatra, nada menos que a 4.725 msnm. 


En el camino hacia la ciudad de Lima cruzan el abra de Antícona o paso montañoso de Ticlio en los andes peruanos, que en su km 120 alcanza su punto de mayor altitud: 4818 msnm. En el libro describen sus esfuerzos para mantener la suspensión intacta, usando como repuesto piezas ligeramente rotas para reemplazar piezas demasiado dañadas. Aqui dañan de forma irreparable los muelles de suspension, solicitando repuestos que se les envían en barco a Lima para continuar su viaje por el continente americano, que terminaría en México, desde donde vuelven a Europa.  


El 1 de noviembre de 1950, tres años y medio después de su partida, ese mismo Tatra negro pintado de plateado que venían manejando desde El Cairo llega a las calles de Praga, donde son recibidos como héroes. 



 El segundo viaje: buscando completar el sueño 


Ambos parten en un segundo viaje en 1959,  utilizando dos prototipos de Tatra, los 805, dirigiéndose hacia Europa del Este y Asia (recorriendo la mayoría de los países del bloque soviético), incluyendo Japón, Indonesia y las islas del Pacifico. En su regreso a casa en 1964 publicaron varios libros ilustrados de sus viajes hasta 1968, en donde, debido a la Primavera de Praga y la invasión soviética, no pudieron volver a publicar hasta la caída del comunismo. 

Para lograr su tan ansiado sueño solo les quedó durante años en el debe visitar Australia, y finalmente lo lograría Zikmund en solitario en 1989, lamentablemente sin Hanzelka ya que se encontraba muy enfermo en esos momentos. El mismo fallece en el 2003 a la edad de 83 años. Miroslav Zikmund sigue aun con vida, contando nada menos que 95 años a la fecha, residiendo en la ciudad checa de Zlin. 

Los intrépidos checos visitaron en total 44 paises, recorrieron una distancia de 111 mil kilómetros, promediando 50 km por día, aunque su récord fue de 785 kilómetros en 24 horas. Gastaron 20 mil dólares en dinero de su época y 10 mil litros de gasolina. 

Su legado 


Hanzelka y Zikmund contribuyeron en enorme medida a la literatura de viajes con más de veinte libros en los que narraron sus aventuras. Uno de ellos, relatando el contacto con la tribu peruana/ecuatoriana Shuar (Jíbaros) resultó un libro de alta relevancia también para la ciencia y la etimología. Su trabajo, las 10 mil fotografías y y 11 kilómetros de material fílmico de sus viajes que llevaron de vuelta a su patria, son preservados por el Museo del Sur de Moravia, que cuenta con una exhibición permanente sobre los míticos viajeros, habiéndose organizado también exhibiciones fotográficas y festivales sobre los mismos en República Checa. 

En honor de ambos se bautizó al asteroide 10173 como “Hanzelkazikmund”, el cual da una vuelta completa al sol cada 1973 días (5,4 años), siendo su viaje apenas más grandioso que el de estos dos admirables checos 

Fuentes 


En breve más novedades, saludos!

4 comentarios:

Rodrigo dijo...

1971 dias no años me ha parecido entender en la wikipedia

Javier dijo...

Si, el periodo orbital son dias, no sé por qué puse años...corregido. Igual no es lo mas importante del post tampoco, esto no es una pagina de divulgacion astrofisica jaja

Saludos!

Anónimo dijo...

Una contribución:

http://www.youtube.com/watch?v=Ra2UK3uBE_w

http://www.youtube.com/watch?v=0w-qt6FBPyQ

carlosshaw7 dijo...

Exelente, este automovil (para mí), es uno de los más hermosos que han existido además de ser extraordinario tanto mecánica y estéticamente, felicidades por este artículo, muy entretenido sigue así, ya que se aprende mucho con tu blog.

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog