Social Icons

viernes, 29 de noviembre de 2013

St. John “Jock” Horsfall: piloto y agente secreto


St. John “Jock” Horsfall fue piloto oficial de Aston Martin durante los años 30. Pero no fue un corredor más: durante la II Guerra trabajó para el MI5 y tuvo un papel trascendental en una de las operaciones militares más importantes de los Aliados, la llamada “Operación Mincemeat”. A continuación, su interesante historia...

 
En la preguerra: comienzos como piloto


St. John Ratcliffe Stewart Horsfall nació el 31 de julio de 1910 en Morningthorpe (Norfolk, Inglaterra), siendo el más pequeño de siete hermanos y más tarde sería simplemente conocido como “Jock”.  Desde pequeño Jock tuvo pasión por las máquinas: compartía una motocicleta con un hermano mayor, a la cual se dedicó a desarmarla y rearmarla para entender cómo funcionaba. 

Sin educación formal como ingeniero, Jock pasó a modificar deportivos en un taller que fabricó en su casa. En 1933 compra un Aston Martin usado y se dedica a reconstruirlo para usarlo en competición, y en junio del año siguiente corre en el circuito de Brooklands, ganando una mención especial en su clase. Entre este punto y la irrupción de la Segunda Guerra Mundial tuvo bastante éxito pilotando varios Aston como piloto oficial: en 1938 Horsfall gana el Leinster Trophy en Brookland, como la categoría de 2 litros en el Donington Tourist Trophy, venciendo a todos los pilotos del equipo oficial BMW y terminando segundo en la general, solo detrás de un auto de otra categoría, un Delage D6-70 Spéciale sumamente preparado. Su Aston de 2 litros en esa época ganó mucho respeto y recibió el sobrenombre de “El Auto Negro”.


Con la Segunda Guerra se detuvo toda actividad de competición, pero las habilidades de Jock al volante serían utilizadas igualmente…nada menos que por el MI5, el Servicio de Inteligencia Británico.

En el MI5: “Operación Mincemeat”

Durante la guerra Jock trabaja para el MI5 manejando por el país para trasladar agentes secretos, porque si querías llevar algo de un punto A a un punto B rápido en Gran Bretaña de 1943, tenías que llamarlo a él. La mayoría de sus acciones, dado el secreto con el que se manejaban, jamás se conocerán, pero si se sabe que tuvo un papel trascendental en una de las operaciones más audaces de toda la guerra y que sería vital para la victoria de los Aliados: “Operación Mincemeat” (“Carne picada”), que sería la base de la película “The Man Who Never Was” (en la que Jock nunca es mencionado directamente), de 1956.


La historia cuenta lo siguiente: en 1943 los Aliados ya tenían el control del norte de África y su intención era de ingresar a Europa por Sicilia y desde allí a Italia, pero no sería tan fácil: los alemanes sabían de la importancia estratégica de la isla y habían apostado allí muchos hombres y armamento. Para que el ingreso por Sicilia fuera exitoso, los alemanes debían ser engañados de forma que creyeran que el ingreso de los Aliados sería en otro lugar, por lo que ingenian un plan.

Idearon tomar un cadáver de la morgue, que presumiblemente se tratase de un vagabundo, el cual había muerto de neumonía, con lo que tenía fluidos en los pulmones. Esto era perfecto para sus planes, ya que querían simular que se hubiera ahogado en un accidente de aviación. Le dieron un nombre y documentos falsos, haciéndolo pasar por un tal “Comandante William Martin” de los Royal Marines, incluso llegando al detalle de ponerle en la ropa cartas de un banco y cartas de amor falsas, para fortalecer el engaño. Ahora que ya tenían el cuerpo había que transportarlo rápido y en este punto es en donde entra Jock, el piloto de carreras.



Ejecutando el plan: la velocidad es esencial

El ”comandante Martin” fue puesto en un contenedor sellado conservado en hielo seco y vestido con su uniforme de los Royal Marines.  Lógicamente, para que el plan tuviese veracidad, debería llegar a su destino antes de que entrara gravemente en descomposición. La tarea le es asignada, entonces, a Jock, quien debe manejar los 675 km de Londres a Holy Lock, Escocia, donde se encontraba un submarino, el HMS Seraph (foto de abajo), que partía al día siguiente y se encargaría de llevar el cadáver hacia la costa española, muy vigilada por los alemanes.


Para llegar a toda velocidad utilizó un Fordson de 1937 que utilizaba para transportar su auto de carreras. Lógicamente, había modificado su motor con partes de alto rendimiento, con lo que llegaba a una velocidad superior a los 160 km/h. Puede no parecer tanto hoy en día, pero en esa época, un Bugatti Type 57, de los autos de carrera más veloces de la época, llegaba a unos 195 km/h 

Jock corre a toda velocidad y a todo esto casi se accidenta un par de veces (porque habría que aclarar que, además, Horsfall era casi ciego, tenía un severo astigmatismo y era corto de vista, pero rehusaba usar anteojos). Pero finalmente llega a tiempo y deposita el cuerpo en el submarino, que lo tira en el mar, atado junto al maletín con los documentos, a poco más de un kilómetro de la costa de Huelva (España). El cuerpo es encontrado a las pocas horas por un pescador y las autoridades locales son alertadas sobre el hecho. La autopsia realizada por las autoridades españolas determina que el británico falleció ahogado. El plan marcha a la perfección.

“Se han tragado toda la carne picada”

Para reforzar el engaño los británicos colocan al comandante Martin en su lista de caídos y se entierra su cuerpo con todos los honores militares. Además se emiten una serie de mensajes cifrados urgentes al agregado naval británico en Madrid pidiéndole “la devolución a cualquier precio de los documentos encontrados con el cuerpo” debido a “su contenido altamente sensible”, confiando que los alemanes interceptarían dicho mensaje, cosa que fue así.  Cuando el cuerpo del comandante Martin fue devuelto y se comprobó la documentación, los británicos vieron que había sido leída y vuelta a guardar cuidadosamente. La confirmación posterior hizo que se enviase un telegrama a Winston Churchill diciendo: “Mincemeat Swallowed Whole” (“Se han tragado toda la carne picada”). 

Las conclusiones de la operación, en la que la velocidad de Horsfall del traslado del cuerpo fue decisiva para engañar a los forenses, fueron notorias: Hitler dio órdenes para reforzar Córcega y Cerdeña, y envió a Rommel a Atenas para contrarrestar una posible entrada por Grecia, quitando buena parte de quienes tenia asentados en Sicilia, en donde finalmente fue el ataque de los Aliados el 9 de julio, que se encontraron con poca resistencia, y terminó derivando en la toma de Palermo y en el golpe de estado que terminaría derrocando a Mussolini del poder poco después, y, en definitiva, acortando significativamente la duración de la guerra. 

Luego de la guerra y legado



Con la guerra terminada Jock sacó una vez más su Aston Martin, pero como no hubo actividad en circuitos inmediatamente después de la guerra en Gran Bretaña participó en varias contrarreloj y carreras en subidas. Como en Europa continental las carreras sí habían reiniciado participó en el Gran Premio de Bélgica, y en 1949 vuelve a dicho país para correr las 24 horas de Spa, las que increíblemente corre solo, logrando un increíble 4to puesto en la general y 2do en su categoría. 


Ese mismo año maneja un auto de English Racing Automobiles (ERA) en el “Daily Express International” en Silverstone. En las practicas se da cuenta que el motor con compresor era demasiado para el viejo chasis del auto y afectaba a su manejo, lo cual comenta con preocupación a sus allegados, pero igualmente decide manejar el mismo ya que se había comprometido a hacerlo. Lamentablemente, en la vuelta 13 sufre un grave accidente que lo convierte en la primera víctima fatal del circuito de Silverstone. 

Horsfall sigue hoy en día siendo recordado, dado que cada año el Club de Propietarios de Aston Martin organiza el “St.John Horsfall Memorial Trophy“ en su memoria. Y dicen, además, que mientras trabajaba para el MI5 conoció a un asistente que trabajaba alli, un tal Ian Fleming, que luego sería escritor y crearía al famoso agente de ficción James Bond, según dicen, inspirándose en Jock...


Fuentes


En breve más novedades, saludos!

3 comentarios:

F. criseo dijo...

Excelente historia y muy poco conocida! Saludos

Javier dijo...

Si, lo es, pero muy curiosa en verdad, me dieron ganas de ponerla a pesar de que sabía que quedaría como un post de James May jajaja

Saludos!

roberto arenas dijo...

wooo gran historia, saludos javier gracias por mantener esta pagina

 

Sobre mí...

Mi foto
Cordoba Capital, Cordoba, Argentina
Lic. en Turismo, hincha de Belgrano, fanático de los autos (sobre todo clásicos), de Initial D y del metal

Seguidores del blog